CONSULTOR PASSIVHAUS

¿Qué hace un consultor Passivhaus?

Un consultor Passivhaus o “Passivhaus Consultant” es una figura muy parecida a la de “Passivhaus Designer” en términos de conocimiento acerca del estándar. La diferencia es que normalmente un Passivhaus Designer trabaja en el diseño de proyectos, mientras que la labor principal de un consultor consiste en contribuir a la difusión de este estándar de construcción.  Otra de las diferencias es que la obtención de un certificado u otro dependerá de la titulación académica que se posea. Es decir, para certificarse como consultor Passivhaus no necesariamente hay que tener formación como arquitecto, ingeniero o técnico.

¿Cuándo debo contactar con un consultor?

El estándar Passivhaus obliga a cumplir un conjunto de requisitos constructivos altamente estrictos que garantizan que las viviendas tengas un consumo energético muy bajo. Para desarrollar un proyecto Passivhaus sin recibir la formación específica es necesario contar con la figura de un arquitecto o consultor Passivhaus para realizar una consultoría Passivhaus.

En este proceso de adaptación al estándar Passivhaus, el consultor da soporte al equipo de diseño en la realización de los cálculos y en la preparación de la documentación para alcanzar la certificación. Llevar a cabo una consultoría Passivhaus no es para cualquier, sino que se debe confiar en profesionales altamente capacitados y conocedores de la física de la construcción, los detalles de la certificación del proyecto, las mejores prácticas para cada tipo de edificio o región, así como el acceso a las herramientas del comercio, como el software de modelado energético utilizado para la verificación de la certificación.

El estándar Passivhaus obliga a cumplir un conjunto de requisitos constructivos altamente estrictos que garantizan que las viviendas tengas un consumo energético muy bajo. Para desarrollar un proyecto Passivhaus sin recibir la formación específica es necesario contar con la figura de un arquitecto o consultor Passivhaus para realizar una consultoría Passivhaus.

En este proceso de adaptación al estándar Passivhaus, el consultor da soporte al equipo de diseño en la realización de los cálculos y en la preparación de la documentación para alcanzar la certificación. Llevar a cabo una consultoría Passivhaus no es para cualquiera, sino que se debe confiar en profesionales altamente capacitados y conocedores de la física de la construcción,   de los detalles de la certificación del proyecto, así como del software para hacer los cálculos estáticos de comportamiento térmico mediante una hoja de cálculo llamada PHPP.

Consultoría Passivhaus

Una consultoría Passivhaus consiste en realizar un análisis del diseño bioclimático y uso de materiales, realizar una simulación energética con el PHPP, analizar la envolvente térmica, calcular las cargas térmicas, analizar las instalaciones activas y optimizar los puentes térmicos.

Con esa información se adoptan aquellas medidas que optimicen los gastos energéticos, que aseguren el mayor grado de confort y que sean rentables para el usuario. Con una consultoría Passivhaus se garantiza que al final del proceso, el proyecto es certificable y cumple con las exigencias del Estándar Passivhaus,  lo que supone una garantía adicional.

Una consultoría Passivhaus consiste en realizar un análisis del diseño y uso de materiales, realizar una simulación energética con el PHPP, analizar la envolvente térmica, calcular las cargas térmicas, analizar las instalaciones activas y optimizar los puentes térmicos.

Con esa información se adoptan aquellas medidas que optimicen los gastos energéticos, aseguren el mayor grado de confort y sean rentables para el usuario. Con una consultoría Passivhaus se garantiza que al final del proceso, el proyecto es certificable y cumple con las exigencias del Estándar Passivhaus,  lo que supone una garantía adicional.

Conclusiones

Una consultoría Passivhaus es para aquellos profesionales que quieran ir por delante, anticiparse a la llegada de los ECCN y a la oportunidad de mercado que supone. Pero al margen de la normativa, para las empresas que dan ese paso es una motivación extra, una evolución de su planteamiento estratégico, una forma de construir diferente y con mayor calidad.